No toca botón

miércoles, 25 de marzo de 2009
Existe una especie de hombre que es bastante molesta. Se trata de aquel toquetón que piensa que tiene acceso ilimitado a tu cuerpo, las 24 hs. del día, simplemente porque tiene acceso a tu cama.

Me explico con mayor detalle: El tipo, en medio de una charla sobre, pongamosle, política, te toca una teta como si te tocara el pelo. Y es algo constante. Cada oportunidad que tiene, te pasa la mano por el traste, las tetas, o cualquier otro lugar pudento. O pretende que le cuentes sobre el último quilombo familiar mientras él te succiona partes poco prudentes de mostrar familiarmente.

Una, a fin de no quedar como antipática o poco coherente, trata de tolerar este comportamiento. Sin embargo, resulta completamente molesto y, en el peor de los casos, hasta irrespetuoso.

Pero... cómo hace una para que el otro entienda que nuestro cuerpo no es un caramelo eterno? Existe alguna forma de educar a esta especie? O simplemente tenemos que elegir entre bancarlo o mandarlo al carajo?

Y por otro lado, qué pasa en la cabeza de esta persona que no puede entender las diferencias entre un momento y otro? Hombres, cuentenmé, por qué tienen algunos esa necesidad de toquetear constantemente?

Yo tuve la experiencia y después les cuento cómo lo manejé.

20 comentarios:

Café (con tostadas) dijo...

Uf, complicado!

A veces es un "tic" del principio. Eso se puede resolver con una charla al respecto... al menos a mi me funcionó! jajaja

Ahora, cuando es una característica más permanente, no, no conozco casos de "rehabilitación" positiva!

Minerva dijo...

Uhhhh este tipo de tipos me sacan! y peor cuando tienen alcohol encima

Daria dijo...

Manotas! Estamos frente a un típico caso de Manotas!!

hormiga dijo...

Si, creo que hablarlo es lo mejor. Igual, coincido, es molesto y exasperante. Y es una situación que se da saliendo o no con el flaco. Hay flacos, de esa especie, que se resguardan en 'ser liberales y modernos' tocando cuanta cosa tengan adelante.

Naranja Silvestre dijo...

Hola!

Yo, particularmente, lo aclaro desde un principio (aunque ni se me pregunte)...sexo sí, y sólo sí, se está teniendo sexo...no en medio de la comilona del domingo mientras la nona sirve los ravioles, no delante de mas gente, no no y no...intimidad, tiempo y espacio...el buen sexo lo merece...o no?

Beso
P

Carolina dijo...

Seré rara, che, pero me encanta que me toque todo el tiempo...
Por supuesto que no si estamos en la mesa con la flia, o delante de otra gente, pero si estamos los dos en casa y de camino al baño me toca una teta, está perfecto.

El Fantasma de Belgrano dijo...

Es que ustedes no entienden. La política, los problemas familiares y la literatura húngara del período presoviético no son más que contextos de charla en el que queremos tocarles una teta. Están muy bien como marco, pero lo único que verdaderamente importa es la teta.
La culpa es de ustedes, por poner la mirada en aquello que en realidad no es importante :P

Anita dijo...

Jaja, Carolina, a mi tmb me gusta q me toque todo el tiempo, mientras sea en privado, está todo bien. No pongo límites de momentos de cuándo tocar y cuándo no.

Juan Manuel Martinez dijo...

Primero que todo saludarlos amigos y felicitar por el blog que de verdad me parece muy bueno y va derecho a mi lista de los dos jovenes blogs que poseo. Respecto del tema en cuestion creo que todos tienen algo de razon pero mi posicion se acerca mucho a la de fantasma de belgrano.
Nuestra mente masculina funciona parecida a una computadora nada mas que en vez de binario somos trinarios o como corresponda. El codigo es (teta-culo-vagina) Podes estar en la charla mas furbolera del mundo pero por la vidriera del bar pasa un minon y los 5 hombres nos quedamos callados, se activo el sistema trinario. Sin más, saludos a ustedes atentamente.

Juan Manuel Martinez dijo...

Charla fuRbolera significa futbolera, pero me traicionó el teclado.

hormiga dijo...

nada mas honesto, ídolo. Sistema trinario jajajaja

Matsuo dijo...

Sistema trinario, absolutamente.
Si es un asunto serio, y la otra persona está angustiada es una cosa. En público delante del suegro también es otra cosa.
Pero si es una charla más y encima se está poniendo aburrida...¡Un poco de comprensión, por favorrrr!

LA GORDA dijo...

A mí me parece que ¡qué buenas gomas que tenes mama! bueno como te estaba diciendo ¡Si estás con la regla no importa que salga la nariz pintada de payaso! ehhh... ¿En qué estabamos?

Lin dijo...

Coincido con Mine, en cuanto esta especie ingiere alcohol se torna intolerable.
Yo no sabría cómo encarar la situación sin arrancarle la mano de un tarascón.

Bradpetehoops dijo...

Very good blog!

Jamona dijo...

aaaaaayq ue bronca a esos hombres hay que cagarlos a patadas en la nuez...

MINERVA... me diste ganas de comerme una milanesa con limon y muuucha sal

Vivi dijo...

Mi chico, cuando no era mi novio, me tocaba todo el tiempo el culo o las tetas delante de cualquiera...me incomodaba mucho más cuando estabamos en casa de sus amigos, sí yo le decía algo se mataba de risa.
Actualmente somos ambos toquetones desvergonzados q vamos por el mundo a los matotazos...
saludos

Lucas.- dijo...

Hay que tocarse más.

David dijo...

Ahhh, esta situación es muy común que pase por la cabeza del hombre constantemente. El hombre NECESITA usar sus cinco sentidos. Después de mirarlas, escucharlas, y sentir su olor, es de vital importancia que toque a la mujer, y degustarla, si se quiere.

Algunos se dejan llevar por su mecanismo instintivo (casi animal, diría) y miran a la mujer como una fuente de inagotable placer. Si bien sabemos que pensar de esta manera es muchas veces elogioso y hasta halagador para la mujer, algunos, por respeto, bloqueamos los sentidos del tacto y el gusto, y los reservamos para momentos más íntimos. Esto funciona a la perfección, porque se llega a ese momento con uuunas gaaaanas.

debra ` - dijo...

Estos hombres existen (mujeres tambien las hay). En mi experiencia personal, su idea de mimo o caricia es siempre en una teta, en el culo, con las manos, con la boca, con el pito. Es imposible hacerle entender que hay momentos para las cosas, y necesitar un abrazo no es necesitar una apoyada de ganso, que un beso no tiene que necesariamente llevar lengua, y que, a diferencia de la muñeca inflable que tienen en sus casas, una tiene la necesidad de hablar sin que la interrumpa el dedo del compañero haciendole ring ring en un pezon.

.. eso si, hablar no me sirvió de nada, a los golpes cada tanto funciona.
Me gustó el blog, me lo agrego, un saludo.

Publicar un comentario