Confiaza ciega???

lunes, 5 de enero de 2009
A raíz del post anterior y algunos de sus comentarios, me salta preguntarme lo siguiente: Cuánto podemos confiar en el otro? Hasta qué punto podés decir con seguridad "Nah, mi novio/a nunca me fue infiel"?

Todos creemos ser lo suficientemente vivos o despiertos como para darnos cuenta cuando alguien nos mete los cuernillos. Sin embargo, más de una vez nos enteramos, ya pasado el tiempo, de que no siempre la fidelidad fue ida y vuelta (y miles de veces ni nos enteramos!)

No digo que nos convirtamos en un caso como el del post anterior, donde la chica llega al límite de celar hasta la familia. Pero... no viene bien estar siempre un poco atentos? Digo, no vaya a ser cosa de que el tren nos pase por encima y nosotros ni nos enteremos...

8 comentarios:

Daniela dijo...

Bueno para esto te cuento una historia que me conto mi novio, donde el amigo de el dice estar super enamorado de la novia, que la espera para casarse, y tuvieron una pequeña separacion que no es tal, ya que siguen saliendo, se llaman por telefono, salen juntos, entre otras cosas.
De repente me dice que el amigo tiene una amiga que les tira los galgos, que quiere mas que una amistad, y se lo dijo en la cara. A todo esto yo le dije que el si la mantiene cerca es porque tambien tiene calentura con la mina. Mi novio se enojo un poco conmigo porque dice que soy prejuiciosa, que el amigo esta enamorado de la novia bla bla bla, la misma historia de siempre. Resulta que despues vino como perrito que sabe que se mando una cagada y me dijo que se entero por otra persona que la habia engañado a la novia,que habia estado con esta mina tambien. El hecho de que cuente esta historia es que nunca se sabe hasta donde llega la mentira de ciertas personas, si se mienten a ellos, a sus parejas, o a quien...
Igual la vida da revancha, y todo se sabe a la larga.

Saludos.

Café (con tostadas) dijo...

A ver, pongamos en claro una sola cosa. Yo no soy celosa y no tengo mucha tolerancia para los celos. No sé si está bueno o malo pero es así!

Entonces, desde esa óptica, creo que hay cosas que escapan a nuestras manos y que, pendientes de evitarlas, podemos arruinar momentos maravillosos.

Una cosa es estar atentos y otra es ser perseguidos y perseguidores. Tener la compulsión de revisar un teléfono celular, de entrar a un correo o de sospechar cuando pasan 5 minutos de la hora del llamado es desgastante. Tanto para el celoso como para el celado y, fundamentalmente, para la pareja.

Bortol dijo...

Como dice mi amigo Fito (no Paez) "nadie muere mocho". Pero no hay que perseguirse. El problema es enterarse y hacerse el boludo...

Jerry dijo...

Cuando empezás a pensar en la posibilidad de que tu pareja te puede estar engañando, comenzás a pasarla mal.
Toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario.
Yo prefiero no empezar a perseguirme hasta que los motivos de sospecha me lleguen solos, y no provocarlos yo mismo con un "¿y que tal si...?".
¡Bendita ignorancia! Jejeje.

NOVA dijo...

Hola! Creo que podemos y debemos confiar tanto como queremos que se confie en nosotros. Si andamos metiendonos en camisa de once varas, que no harán con nosotros.

Liduvina dijo...

¿Pero cuál es el punto medio?

Es un tema re difícil que varía entre parejas y entre personas individualmente

De todas formas, la posta es: si te quieren cagar lo van a hacer con vos en su nuca o con vos despreocupada.

http://mimedioalquiler.blogspot.com/

Ceci la que tropieza dijo...

Suscribo totalmente lo que dice Cafe con tostadas. Un minimo de alerta, mínimo, para que tampoco uno sea el ciego que no quiere ver. Nada de persecusión y no arruinar algo bueno por paranoia

Jerry dijo...

No estoy de acuerdo

Publicar un comentario