Mi marido / mi papá

viernes, 16 de enero de 2009
Lali está casada con Pedro. Son, a la vista de cualquiera, una pareja perfecta. Pero, si analizamos un poco más profundamente, nos damos cuenta de que:

- Lali trata a Pedro como a su papá: le pide permisos, le esconde cosas de su vida, y siempre se está cuidando de no ofenderlo

- Pedro trata a Lali como a una nena: le dice qué hacer y qué no hacer. Le critica sus elecciones laborales y le gestiona la vida.

En resumen, Lali cambió a su papá por Pedro.

El conflicto viene cuando Lali quiere hacer cosas que no hace porque Pedro las juzgaría de incorrectas. Entonces Lali, sumisa, acepta y resigna programas, ideas, momentos, por complacer a Pedro.

Ella no lo ve. Y él es feliz. No hay gran dilema acá. El tema es: si una ve esto desde afuera, aún sabiendo que no corresponde meterse y opinar... no tiene cierta "obligación", por el cariño que le tiene a Lali, de decir las cosas que piensa y "ayudarla" para que pueda ser plenamente feliz y no simplemente hacer feliz a Pedro?

17 comentarios:

Minerva dijo...

La "obligacion" de intervenir surge cuando uno se pone a pensar que a lo mejor mañana se divorcian y a Lali no le queda nada propio. De repente podría encontrarse a sí misma sin saber quién es, con un vacío enorme, porque todo lo que fue hasta el momento siempre estuvo anexado a un hombre (papá y luego Pedro).

Minerva dijo...

Cuando caiga en la cuenta de todas las cosas que resignó por otros, eso sí que va a ser un golpe...

Qué valiosa es la autonomía. Deberíamos hacer campaña de concentización de mujeres (son quienes suelen caer más en este tipo de dependencia)

El Fantasma de Belgrano dijo...

No entiendo dónde está el problema de la relación. Mientras Lali no sea alguien a quien yo quiera mucho, lo que describe el post es la pareja perfecta :P
Antes de que salten a acusarme de un fantasma machista, sepan que es un chiste y que en mi espectral existencia las fantasmitas me tienen cagando.

Pau dijo...

No me preocupa tanto la posibilidad de que ellos no estén juntos el día de mañana, porque posiblemente ella vuelva a encontrar un nuevo padre. Lo que me preocupa es que pierda años y experiencias de su vida resignandose a lo que él quiere...

Y, Fantasma, si... es alguien a quien yo quiero mucho...

Café (con tostadas) dijo...

Sabés qué creo yo Pau? Que es algo demasiado grande como para plantearlo así. Creo que Lau va a necesitar ayuda mucho más allá de las amigas (que son imprescindibles).

Supongo que habría que buscar alguna forma de incentivarla, de a poco, a tomar las riendas de su vida. No digo tirar por la borda una pareja sino agarrar su propia vida. Quizás haciendo terapia, qué se yo...

Eso creo, que, como amiga, no se lo plantearía de una sino que buscaría alguna forma de que esté contenida (por más que tu cariño) cuando se dé cuenta.

hormiga dijo...

Claro, después *alguien* le va a recomendar a Lali, cuando finalmente acepte su infelicidad (porque claro, ahora es feliz porque todo recien empieza y ella todavia piensa que en un futuro no va a hacer falta esconderle cosas porque el va a cambiar), que tiene que ir a un Psicólogo (Dados mis estudios y experiencia personal, recomiendenle un psicoanalista, que está lejos de ser un psicólogo.
Entonces, cuando Lali empiece a ir al psicólogo, él, totalmente ignorante, va a decir que *los psicólogos destruyen los matrimonios* sumandose, una vez mas - un ser humano mas- al mito popular basado en la ignorancia!
Yo voto porque Lali sea felíz siendo quien es o quien quiere ser. Que se pueda expresar y mostrarle a su marido quien es. Asi se siguen enamorando todos los dias un poco mas y la relacion no deviene en la frustacion de Lali y sus sueños.

Minerva dijo...

Pero no sale del mismo circulo vicioso "Soy yo porque un hombre habla por mi".

Coincidiendo con Hormiga, el psicoanalisis -y no terapia a secas- es sin duda de gran ayuda en estos casos. Podria ser el puntapie para que pueda empezar a descubrirse y a hacer cosas por si misma complementarias.

Pero me parece que el debate mucho sentido no tiene si ella no se da cuenta de la posicion en que se encuentra (peligrosa para su YO). Ella lo va a ver cuando lo QUIERA ver.

Pau dijo...

Más allá del psicólogo o no psicólogo, creo que el principal problema es que ella no se da cuenta... eso es mucho más peligro.

Ahora, no puedo evitar preguntarme si ella, tal vez, es feliz así y yo, planteando cualquiera de estos temas, no hago más que provocarle una infelicidad.

M. (Una Ramera) dijo...

No soy partidaria de entrometerse en asuntos ajenos. Pero el caso lo amerita.

Yo, como amiga, la agarraría una y mil veces que rechace una invitación o que cambie un plan porque a su marido/ padre (que de hecho, tampoco en una relación padre hijo hay que hacer, decir o pensar lo que el padre quiere) le parece que está mal.

De alguna manera tiene que empezar a darse cuenta que no está haciendo nada por su cuenta. Y tiene que hacerlo lo antes posible porque cada minuto cuenta (ay boló, re profunda!)

Besos!

Minerva dijo...

Y, se puede ser muy feliz en la comodidad de la dependencia emocional. Cuando otros piensan y deciden por uno. Pero uno en definitiva solo se tiene a si mismo, y cuando ese a partir de quien construimos nuestra identidad se va, el vacio que queda puede ser muy devastador. Por mas que despues se lo pueda reemplazar por otro "objeto" de afeccion. Es de cualquier forma una manera patologica de vivir.

Natalia Alabel dijo...

Vos estás 100% que ella no es feliz? porque hay gente que se complementa así.

Y si estás segura de que no lo es, bueno, en tu lugar intervendría. A veces sirve, otras no. y coincido con lo que dicen por ahí, que si no es con él, ella buscará otro "papá"-con lo cual quizá necesite un tipo de ayuda más, digamos, profesional.

besos

Jerry dijo...

Lo correcto para uno no necesariamente lo correcto para todos.
Si a Lali le funciona de esa manera y no siente infelicidad por ello, creo que no conviene intervenir intentando "abrirle los ojos".
Si ella no lo siente como un problema, tampoco sirve que uno se lo marque. Hay ciertas cosas de las que tenemos que darnos cuenta solos, si no difícilmente podamos reconocer el verdadero problema.
Y si la situación realmente le hace problema y no sabe como manejarlo, coincido con algunos que comentaron antes en que le vendría bien buscarse ayuda psicoanalítica.

Daria dijo...

Mirá, este es el tipo de relaciones que, a mi particularmente, me asusta.
Igual creo que como en todos los vínculos uno hace porque el otro deja que le ahgan.... así que es probable que Lali sienta cierto placer en esta relación más patriarcal que otra cosa ....
Si es muy amiga tuya y da para decirle algo en algún momento, hacelo. Sino dejala .... y quizá conseguir ayuda profesional no estaría nada mal. Para cambiar algunas cosas, sobre todo las que vienen de raíz, es necesario que uno quiera .... nunca basta con que se lo digan los otros.

LuLú dijo...

Cada pareja es un mundo y VOS no serías feliz con un Pedro, pero capaz Lali si lo es y sí no lo fuera seguramente haría algo para cambiarlo o por lo menos a vos que sos la amiga te diría qué es lo que la incomoda. Para mi no deberías meterte, es la vida que ella eligió y aunque no la compartas creo que deberías respetar su elección.

wallyzz dijo...

creo que vemos la paja en el ojo ajeno, antes que la biga en nuestro propio iris....!!!




deja que te lleve PAU...

Anónimo dijo...

Yo opino un poquito diferente a ustedes. Yo soy psicologa ademas doy terapias de pareja. Y les puedo decir algo que es muy real. Las personas tenemos formas de ser distintas, caracteres que tienden hacia algunas actitudes, para lo que a una persona es Felicidad para otra no lo es. Y cuando una persona muy autonoma e independiente le quiere enseñar a otra que no lo es hace mucho daño por que le quita la feliciadad y la hace darse cuenta de algo que pudiese llevarla al divorcio o la infelicidad. Tambien es preciso entender que se vive con seres humanos y no con seres perfectos, y es claro que hay temperamentos perfectos y complementarios unos de otros y quiza si tu eres amiga de dicha chica no eres la personalidad de ella sino complementaria y por tanto nunca embonaras o te pareera lo que el marido hace. Ellos se necesitan para ser quien son cada quien, no embidiemos la felicidad de ellos y pretendamos ver los errores de la relacion para destruirla, es mejor amiga aquella que cultiva, acrecienta y se goza eln la felicidad de la amiga que quiza no hace lo uno hiciera. Y aprender a ser nosotros felices al verla feliz y plena con dicha relacion.

Anónimo dijo...

Muy bien anónimo!!!! Tenés toda la razón!!! No hay que meterse en las relaciones ajenas, hay qe aceptarlas y acompañar a tu amiga en lo que ella eligió y como ella manifiesta estar felíz. Es un tema de ella, para ella quizás eso está bien así....Sólo hay qeu hacerle el aguante siempre en las desiciones que tome.

Publicar un comentario