Nos hubiera encantado

jueves, 19 de febrero de 2009
Si de nuestro corazón se trata, rompo copa y abro botella de champagne, inaugurando mis pequeños aportes con la historia de mi vida. Mi no-amor, mi no historia.

Nos conocimos cuando todavía no nos conocíamos por dentro, pero teníamos una idea de quién podía llegar a ser ese otro que nos encandilaba. Éramos chicos, muy chicos, inocentes y limpios.
Muchos años después de la primera vez que nos vimos, vino el primer beso. El mejor beso de mi vida. Un beso que superó ampliamente mis expectativas y que nos asombró por todo lo que nos hacía sentir. Por lo natural, cómodo e impresionantemente lindo que fue. Un beso que tenía que ser, que suspendía el tiempo y que nos hacía parar en puntitas de pié estirando el momento lo más que podíamos. Que nos hizo extrañarnos, que nos ató durante años. Un beso que yo había resignado y que, si bien lo anhelaba, ya no lo esperaba. Habían habido tantos obstáculos (y fundamentalmente miedo) de por medio que sólo me bastaba con que nos abrazáramos y pudiéramos seguir viéndonos simulando que nada pasaba mas allá de ese momento en el que nos veíamos. Nos bastaba con quedarnos en silencio los dos tirados en un banco abrazados. Necesitábamos estar en contacto, pero ninguno se animaba a buscar al otro. Creo que nos idealizamos tanto que nos perdimos.
Hoy, muchos años después (diez), seguimos teniendo esa necesidad de vernos, saber del otro, estar en contacto, pero, como siempre, hablándonos con los ojos sin emitir sonidos. Conocemos nuestras miradas. Sabemos como nos sentimos cuando el otro nos da la mano, pero aún así nada es suficiente. Nada es suficiente. Nada es suficiente porque, a pesar de todo el cariño, seguimos hablando de nuestro pasado enamoramiento hasta ayer. Nada es suficiente porque quien yo ví que podía llegar a ser, simplemente no es. No es quien yo quería que fuese. No es quien yo quería admirar. Es un hallazgo no resuelto. Es a quien estoy acostumbrada a querer, pero que para amar, me hace falta admirarlo. Que me brillen los ojos cuando habla.
Alguna vez, ya cansada de preguntar y que la respuesta fuese difusa, dejé de cuestionar y di vuelta la página acelerando el paso dejando de mirar para atrás.
Hoy, diez años después, todavía pienso que puede llegar a ser el amor de mi vida. O que me hubiese encantado que lo fuera. Es ésa persona que inclusive después de diez años de no-historia (de ese algo todavía inconcluso), de grandes enojos, frustraciones y situaciones que lastimaron, en el peor momento de enojo, aún en la peor y fría distancia, puede hacerme reír regocijando mi corazón apesadumbrado. Es él, que definitivamente no es, pero podría haber sido tranquilamente.

15 comentarios:

Natys dijo...

Excelente!!!
deja pensando...

Pau dijo...

El amor más fuerte y más puro no es el que sube desde la impresión, sino el que desciende desde la admiración. (Santa Catalina de Siena)

Café (con tostadas) dijo...

ay, ay... a veces me gustaría tener en mi vida alguien que podría, tranquilamente, haber sido!

Me quedó algo estrujado acá adentro. Precioso post.

Lin dijo...

"Hoy, diez años después, todavía pienso que puede llegar a ser el amor de mi vida. O que me hubiese encantado que lo fuera."
Por lo general algunos días se siente como lo primero y otros se siente como lo segundo..
Genial el post de hoy.

Minerva dijo...

Bienvenida Hormiga! que manera de inaugurar tu integracion. Muy conmovedor. Sin palabras. Como uds dos.

hormiga dijo...

Natys: Muchas gracias!
A mi hace años que me deja pensando y que, aunque trate de mirar para el costado, siempre lo voy a ver de reojo.

Pau: Increible, me encantó. Me alimentaste la pequeña vista que se observa desde la mirilla.

Café: Noooooo, no lo tengas. Las dudas corroen!

Lin: Por lo general, todos los días lo siento como la mezcla de los dos, sólo que a veces verlo me produce una enorme alegría y muchas otras me genera dudas!

Minerva: Gracias Minerva! Qué lindo compartir espacio con ustedes!

Café (con tostadas) dijo...

Hormiga, lo sé! por eso no lo tengo... es que dejar cuentas pendientes me hace mal a la salud! ;)

IML dijo...

Muy lindo post! Estoy medio apurada, pero no queria dejar de saludarlos! Beso

Daria dijo...

A la mierda! Tan lindo como doloroso..... la verdad no te envidio. Yo tb soy de las incoclusadoras, pero a veces para seguir hay q poder concluir, aunq duela.

Jote dijo...

todos tenemos asuntos pendientes
a mi me pasa algo parecido con alguien.. sera q en 10 años me pasara eso?! mmm

Jerry dijo...

La historia que no es, lejos está de dejar de ser. Se armará de manera distinta, pero sin duda está presente y deja su marca.
¿Como se hace para concluir una historia que no es?
(disculpen si la pregunta suena muy "Arjonada" ;-))

Anónimo dijo...

Donde estés estaré, acá, alla, en la galería o en el diario, sos lo mas hormiga. Lo mas.

Lucas dijo...

Es él, que definitivamente no es, pero podría haber sido tranquilamente. Dolió un toque. Pero si , a veces no alcanza, A veces no nos alcanzamos. Pero da impotencia, porque en el fondo es un amor demasiado real, desde lo más profundo del cariño.

hormiga dijo...

Cafe: Muy, pero muy sabio de tu parte. Yo desde ese karma de historia que trato de solucionar todo en vida. jajajaja

IML: Muchas gracias! saludos recibidos!

Daria: siempre hay que concluir, sino uno queda atado a algo utopico e irreal, el resto del recuerdo, lo que nos hubiese gustado que fuera, que esta alejado de ser real.

Jote: Te deseo que no, que no te pase y que concluya, para bien o para mal. Pero que concluya.

Jerry: No lo sè. Por momento se siente cerrada y cada tanto se abre. No sè. Es mi gran karma.

Anonimo: La llama que llama! ;)

Lucas: Lucas!!!! :) Es eso, un amor desde lo màs profundo del cariño, pero sigue sin ser y sin ganas de que sea.

Maru dijo...

Vieron la saga Antes/Despùes del Amanecer/Atardecer?...recomiendo absolutamente...

Publicar un comentario