Todo muy raro

lunes, 6 de abril de 2009
Esto me pasó a mi. Bueno, masomenos. Trataré de ser sintética.

El año pasado mi amiga Anita viaja a hacer una experiencia a Colombia por un tiempito y se entera de que está embarazada de un nativo -al cual conoce desde hace un par de meses- a tan solo días de vencérsele la visa que la obliga a volver a la Argentina.

Cuestión que Anita vuelve y Nativo la sigue, decidido a emprender una familia con ella y el bebé que está en camino.

Nativo cuenta con experiencia en el área del turismo, así que consigue trabajo en un hostel. Al poco tiempo lo despiden acusándole de un robo en el establecimiento, según comenta a Anita. Él sostiene que ha sido víctima de una injusticia. Anita dice “todo muy raro”. Los amigos de Anita creemos y nos ponemos en campaña de mover contactos para ayudarlos. Finalmente ubicamos a Nativo en el hostel de una amiga de mi novio, como encargado del turno noche.

A todo esto nosotros -novio & yo- aún no conocíamos a Nativo en persona. La oportunidad se da semanas después en un casamiento. Y acá hacemos paréntesis. Yo soy una persona muy intuitiva, y sé diferenciar cuando un hombre se me acerca de onda y cuando, lisa y llanamente, me tiene ganas. Nunca fallé con el veredicto en este aspecto. Cuestión que aquella noche percibo que Nativo -con novia embarazada presente en la misma fiesta- se pasa de onda conmigo, por un sumun de actitudes, miradas, palabras. “No me cae bien”, le digo a mi novio. Él comparte. Pero la cosa queda ahí. "Será idea mía", pienso. No pasa una semana y nos enteramos de que a Nativo lo despidieron. “Todo muy raro” -me cuenta Anita-, “... dicen que es por acoso. No le permitieron dar su versión”. Y eso era todo lo que ella sabía hasta el momento. Mi novio se comunica con su amiga -la dueña del hostel- para preguntarle que qué había pasado, y ella le confirma, con detalles: Que ya habían recibido tres denuncias, que Nativo se les acercaba a las huéspedes, les tocaba la cara/el cuello, halagando perfumes y bocas, que se les metía en el cuarto. “Mirá Cheko, nosotros no acostumbramos despedir gente, pero no nos quedó otra alternativa”.

Quizás si no lo hubiera conocido en persona, me hubiese costado más creer la veracidad de las acusaciones que comprometían a Nativo. Pero me cerraba todo. Ahora tenía una versión más completa entre manos, y una decisión que tomar.

Ponete en mis zapatos, qué harías vos en esta situación?

Ítems a tener en cuenta:

  • Anita es una amiga muy querida mia
  • Está embarazada
  • Nativo y Anita se conocían desde hacía 2 meses cuando descubrieron el embarazo
  • Ella está sin laburo y él mantiene el hogar
  • Ya es el tercer laburo en la Argentina del cual Nativo es despedido al poco tiempo, las últimas dos veces por razones "todo muy raro"

Nota de la A.: Esta historia ya es historia, pero prefiero reservarme la continuación para no condicionar sus respuestas.

19 comentarios:

Jote dijo...

se lo digo obvio
prefiero que se entere por mi q por terceros o por alguna situacion peor!
si es mi amiga, ni lo dudo
sobretodo porq esta esperando un hijo de ese tipo!!!
beso

Pufla dijo...

Yo le digo a Anita. De algún culo saldrá sangre, y entre todos la ayudaríamos con el embarazo, pero prefiero romperle el corazón de una vez antes que ver como se hace percha en dosis.
He dicho.
Estos post que me hacen pensar... Ay, dios!
Saludos,

Café (con tostadas) dijo...

Yo también se lo diría... sé que es tooodo un tema pero no puedo callarme esas cosas. Además, como dice Pau, es preferible que se rompa a tiempo lo que deba romperse y después, apuntalar y respaldar...

Eso sí, después de esto, si un día tengo un novio que pierde el laburo por "todo muy raro"... lo mando a freir churros de una! jajajaja

Minerva dijo...

Y yo que pensaba que era tan romántico que él dejara todo en su tierra natal para jugársela por ella!

El Universo me cachetea, constantemente

Pau dijo...

Viste lo que dicen de que cuando alguien te acusa de algo, puede estar equivocado, pero cuando varias personas, que no tienen relación entre ellas, te acusan de lo mismo, entonces... todo muy raro...?

Bue... yo que vos la agarro a Anita y le cuento, principalmente que te tiró toda la onda. Después, lo demás es accesorio.

Minerva dijo...

Si, además... 1 vez que te acusen injustamente, vaya y pase. Pero 2 veces, en un mismo mes??? Quién es él el chivo expiatorio de todos los hostels?

Jerry dijo...

Antes de decírselo directamente, prefiero ir tirándole comentarios y plantándole dudas, esperando que ella sola afine el ojo y se dé cuenta.
"Che... ¡qué confianzudo que es Nativo, eh! Decí que es tu chico, que si no pensaría que me estaba tirando onda. Jajaja."

reja dijo...

¡Definitivamente NO existen los cuentos de hadas!

Isadora dijo...

Mm me quede pensando la verdad.
O tu amiga es MUY ingenua (por decir lo menos..) o el nativo la dibuja DEMASIADO bien ante sus ojos, que quiero asumir que estarán enamorados.
Soy honesta y realmente admito que lo primero que haria seria contarle absolutamente todo, es mi amiga, la quiero y quiero que sepa con quién, donde y en qué esta parada...peroo, creo que hay muchas posibilidades de que sea en vano contarle. Quiza invente más excusas para negar la situación -que se le super entenderia porque tiene un bebé de él en la panza- o haria efecto rebote para conmigo; y si soy conciente de la situación turbia que esta pasando mi amiga, prefiero seguirla de cerca y ayudarla como pueda a que ella me aleje.

Tendria que ver como es la personalidad de mi amiga, si se puede ir de frente o jugarla de callada con tal de no dejarla sola.

Anónimo dijo...

em yo se lo diriaa..es mi amiga y el tipo de verdad que es raro...ante todo la verdad!!!
mel

Lucre dijo...

Yo hablaría con Anita. Pero no para ir a decirle "el papá de tu hijo me tiene ganas", sino para saber que piensa ella.

Cuando uno tiene una relación de amistad fuerte con alguien, hay cosas que se pueden hablar sin lastimarse y sin joder al otro. Por supuesto que no sería ir y decirle:

- "Che Anita, Nativo me parece un hijo de puta, y a vos?"

...Sino más bien un:

- "Anita, teniendo en cuenta las cosas que han ido pasando, y tratando de ser objetiva... Imaginate que esto le pasa a otra persona. Qué pensás de todo esto?"

Y bueno... Ver que onda la cabeza de Anita.

No ir a encarar de una, porque sabemos que cuando un amigo está enamorado, a veces hasta puede que se enoje con nosotros, aunque después la vida se encargue de mostrarle que teníamos razón. Pero sí intentas ir con cintura, a ver que onda...

Después de esa pequeña charla con Anita, vamos a saber cual es su reacción y lo que piensa, y así vamos a estar en condiciones de saber cual es el próximo paso: si ir un poco más allá, y comentarle nuestras propias percepciones... O bien guardarse lo que uno sabe y piensa, y dejar que haga lo que ella cree correcto.

En fin, eso creo yo... Besote.

Bays dijo...

Le contaría todo! Obvio, con mucha diplomacia. Si sos amiga de verdad no te podés callar esas cosas.
Igual, si a esta altura ella no intuye algo al menos, es más ingenua que Heidi. Oooo... no hay más ciego que el que no quiere ver.

Gla dijo...

Yo se lo diría, con la gran certeza de que no me creería...pero, nunca, cuando llegue el momento de su verdad...(Porque llega...todo llega...) nunca podría reclamarme que no se lo dije...
Y para acompañarla...están los amigos!!

Minerva dijo...

El tema, no es que ella sea ingenua, sino que probablemente no quiera ver, porque no le "conviene" en el momento que está pasando. Está embarazada, desempleada, y la negación puede un mecanismo de defensa muy funcional al momento que estña pasando.

Esta tarde me junto con ella a conversar en persona. Continuará...

Anónimo dijo...

Decirle a Anita, sin ninguna duda; es probable que ella tb lo esté "percibiendo"...En cuanto a Nativo, teniendo en cuenta su CV y lo que tiene por delante, le conseguiría un laburito en política o en el estado; se vé que tiene "pasta" y podrá mantener sin dificultades a su familia y, para tu amiga, será una de cal y una de arena, no? :)


Mx

hormiga dijo...

A ver... qué situación difícil. Aún así, porque considero que todos vemos todo (y que sólo procesamos lo que podemos), creo que incitaría a mi amiga a la duda. Tal vez provocaría un encuentro con la amiga que lo despidió para que las palabras sonaran de otra boca. No por no hacerme cargo, sino porque, dada la situación en la que se encuentra Anita, va a necesitar un gran soporte y el hecho de ser yo quien se lo diga, le negaría la posibilidad a ella de estar acompañada de una persona que la quiere. Por el cuento del cartero donde no se condena la mala noticia misma, sino a quien la trae.
Le diría que, si bien conviven y están en pareja, tratara de pensar el porqué de los despidos e indagar. Porque, además, no es usual que a una persona se la despida de tres lugares al hilo. Y, pisando sobre su "todo muy raro", puedo acompañarla a la duda y a elegir lo que ella crea conveniente para sí y su hijo.

Opi (Wan Kenobi) dijo...

MMMmmm... "todo muy raro"

Espero Mine que hayas ido de una a decírselo.

Uno tiende a asumir los problemas ajenos (aunque sea con la mejor intención) pero el problema es de ella. Vos, como amiga, tenés que ir, planteárselo bien clarito, sin pelos en la lengua y brindarle tu apoyo, haga lo que haga ella.... digo, de pronto, me parece

El Compadrito dijo...

minerva?? y?? cuenta

Vulgar dijo...

Yo dejaria que ella se diera cuenta. Quizas se lo insinueria, le diria que este atenta.

Me imagino que despues van a develar el final, no?

Publicar un comentario